0

Luz, cámara… ¡corte! Japón reflexiona sobre la libertad de expresión y la autocensura

Foto de archivo. El primer ministro japonés, Shinzo Abe, durante la cumbre ASEAN en Bangkok, Tailandia. 4 de noviembre de 2019. REUTERS/Soe Zeya Tun.

El retiro de respaldos a películas y exhibiciones de arte está reavivando un debate en Japón sobre la autocensura, exponiendo una lucha por equilibrar la libertad de expresión con una inclinación cultural a evitar conflictos.

lapatilla.com

La última controversia surgió cuando Japón canceló la semana pasada su respaldo a una exposición de arte en Austria para conmemorar 150 años de relaciones diplomáticas. La colección incluye obras que críticos dicen que muestran una imagen poco halagadora de Japón y su primer ministro, Shinzo Abe.

“Decidimos que el contenido de la exhibición no promovía el entendimiento mutuo y las relaciones amistosas entre Japón y Austria”, dijo Seiichiro Taguchi, director de la División de Europa Central y Sudoriental del Ministerio de Relaciones Exteriores, a Reuters.

La muestra, titulada “Japan Unlimited” (Japón Ilimitada), fue inaugurada a fines de septiembre y continuará hasta el 24 de noviembre, pero sin el logo oficial del aniversario de Japón y Austria.

La exhibición incluye un video de una imagen de Abe disculpándose por la agresión en tiempos en guerra de Japón, así como una representación satírica de las relaciones entre Estados Unidos y Japón a través de una versión de la famosa fotografía del emperador Hirohito de la época bélica posando con el general estadounidense Douglas MacArthur, quien lideró la ocupación aliada de Japón después de la Segunda Guerra Mundial.

La emisora pública NHK y otros medios publicaron la noticia de la retirada del apoyo del gobierno a la exposición de Viena, lo que desató un clamor en las redes sociales, donde muchas personas, incluso legisladores, apoyaron la decisión.

La autocensura no es nueva en Japón -los distribuidores de películas cortaron imágenes de soldados japoneses cometiendo atrocidades en Nanjing en la película ganadora del Oscar a fines de 1980 “El Último Emperador”- pero un reciente empeoramiento de las relaciones con Corea del Sur ha puesto los nervios de punta sobre el tema de las acciones de guerra japonesas.

El discurso sobre la libertad artística alcanzó su punto más álgido este año cuando el festival Aichi Triennale retiró una estatua que simbolizaba a las llamadas mujeres de consuelo, en alusión a las niñas y mujeres forzadas a trabajar en burdeles militares japoneses, después de que los organizadores recibieron amenazas.

Algunos de los artistas japoneses presentados en la exposición de Viena también habían mostrado su trabajo en el festival de Aichi.

Editor

Deja un comentario