0

No, las plantas no limpian el aire de tu casa: necesitarías entre 10 y 1.000 por m²

Incluso la NASA ha recomendado en varias ocasiones las mejores plantas para limpiar el ambiente y mejorar la calidad del aire en espacios interiores. Sin embargo, para que esto resultase efectivo tu piso tendría que parecerse más a un bosque: una revisión crítica basada en tres décadas de investigación ha hallado que las plantas tienen escaso valor como renovadoras del aire. 

La investigación, que ha visto la luz en la revista Nature, ha usado datos procedentes de una docena de estudios diferentes a lo largo de 30 años para concluir que en una casa, piso u oficina normal de 140 metros cuadrados se necesitarían, nada más y nada menos, que 680 plantas de interior o cinco por metro cuadrado para lograr el mismo flujo de aire que un par de ventanas abiertas. Para mejorar la calidad del aire más allá de la ventilación, se precisarían cien plantas por metro cuadrado, algo prácticamente imposible.

“Las plantas son geniales, pero en realidad no limpian el aire interior lo suficientemente rápido como para afectar la calidad del aire del entorno de tu hogar u oficina”, aporta el ingeniero ambiental Michael Waring de la Universidad de Drexel. La idea de este mito echó raíces en 1989, cuando la NASA realizó este estudio sobre las plantas para ver si podían filtrar los químicos que causan cáncer en las estaciones espaciales. Y de aquellos polvos, estos lodos.

Por aquel entonces, la investigación colocó una planta en una cámara hermética más pequeña que un metro cúbico, aunque los resultados fueron notables. En un día, los autores informaron que las plantas habían eliminado hasta el 70% de los contaminantes tóxicos en el aire. ¿Qué sucede entonces? Que una pequeña cámara sellada es muy diferente a un entorno interior real en un gran edificio, por lo que sus conclusiones se han sacado de contexto.

Una bacteria es responsable de que trabajar en el huerto te haga tan feliz

En un edificio normal, el aire interior viciado se reemplaza continuamente con aire fresco del exterior, un fenómeno muchísimo más rápido que mediante las plantas. Los autores demostraron esto al tomar 196 resultados experimentales y traducirlos a tasas de suministro de aire limpio (CADR). Valiéndose de dicha métrica, calcularon que para casi todos los estudios, la velocidad a la que las plantas limpiaban los compuestos orgánicos volátiles (COV) del aire era tan lenta que era irrelevante.

“El CADR es la métrica estándar utilizada para el estudio científico de los impactos de los purificadores de aire en ambientes interiores, pero muchos de los investigadores que realizaron estos estudios no los miraban desde una perspectiva de ingeniería ambiental y no entendían cómo construir los tipos de cambio de aire interactúan con las plantas para afectar la calidad del aire interior”, apunta Waring.

Los autores destacan que se encontraron solamente dos publicaciones que no solo reconocen estos problemas, sino que refutan explícitamente la noción de que las plantas de interior comunes mejoran la calidad del aire interior.  “No es posible obtener resultados cuantitativos significativos de la eliminación de contaminantes en un estudio de campo sin medir también las tasas de ventilación. La variabilidad de la tasa de ventilación en la mayoría de los edificios es simplemente un factor de confusión demasiado grande”, apuntaba un estudio de 2008.

Una década después, Cummings y Waring respaldan esta noción. En un edificio con un flujo de aire extremadamente bajo y bajo los supuestos más generosos de CADR, una planta en maceta por metro cuadrado podría alcanzar un 20%. Si el tipo de aire cambia, el porcentaje desciende radicalmente. Las plantas podrían usarse, no obstante, para el desarrollo de ‘biopurificadores’, que extraen mecánicamente el aire a través de un sustrato poroso para las plantas.

Aunque no limpien el aire como esperabas, tener plantas, disponer de un huerto compartido o vivir en un entorno natural conlleva numerosas ventajas, desde la reducción del estrés a la mejora de la productividad y la creatividad o la prevención de la depresión.

Fuente | Science Alert

Continuar leyendo en el medio que originalmente publicó el artículo

Editor

Deja un comentario