Manuel Antonio Barroso, el general de los 20 mil millones de dólares

Foto: Cortesía

Ha pasado los últimos cinco años con una vida discreta y secreta como diplomático, manteniéndose a cuatro mil kilómetros de la tragedia humanitaria que ayudó a construir en su país, Venezuela.

Por: José Casado para The Globe
Traducción libre del portugués por lapatilla.com

En Brasilia, pocos lo saben, pero Manuel Antonio Barroso Alberto, de 51 años, agregado militar en Brasil de la cleptocracia dirigida por Nicolás Maduro, es el protagonista de uno de los mayores escándalos financieros de la década: la desaparición de US $ 20 mil millones de las reservas de divisas de Venezuela.

El fraude se produjo en la administración de Hugo Chávez entre 2006 y 2013, durante la euforia de las exportaciones récord de petróleo: el barril alcanzó los $ 120. Barroso era coronel y presidía la Comisión de Divisas (Cadivi), que autorizó a empresas para remitir dólares al exterior.

En 2012, el Banco Central de Venezuela estimó en US $ 20 mil millones el valor de las licencias de cambio “injustificadas” otorgadas por Barroso. Las “importaciones ficticias” a través de empresas fantasmas fueron confirmadas por los ministros Jorge Giordani (Planificación) y Edmée Betancourt (Industria y Comercio). Se anunció una “investigación rigurosa”, el dictador Maduro extinguió Cadivi, despidió a Barroso, luego lo ascendió a general y lo envió a Brasilia como agregado militar.

En Caracas, las investigaciones siguen prohibidas por el trío que patrocinó la carrera de Barroso, desde el fallecido secretario de Chávez (2001) hasta el general (2015). Casualmente, son personajes influyentes de la cleptocracia que aún mantienen a Maduro en el poder: Diosdado Cabello, líder del partido chavista; Vladimir Padrino López, Ministro de Defensa; y Jesús Suárez Chourio, comandante del ejército.

La semana pasada, Barroso estuvo involucrado en un incidente con opositores al régimen que intentaban ocupar la embajada en Brasilia. Discreto y con una vida sin dificultades financieras, como otros diplomáticos venezolanos, el general “Manolo” Barroso sigue un gran secreto de la cleptocracia chavista: la lista de los favorecidos por Cadivi con la desaparición de 20 mil millones de dólares en reservas de divisas de Venezuela.

Editor